Para Pacientes Lo que usted debe saber

Osteoporosis y vertebroplastía percutánea

¿Qué es vertebroplastía percutánea?

Un nuevo tratamiento mínimamente invasivo para aliviar el dolor de columna vertebral.

En los Estados Unidos se producen aproximadamente 700.000 fracturas anuales en huesos de la columna vertebral, y estas ocurren generalmente en mujeres mayores de 60 años, y un porcentaje algo menor en hombres. La causa más frecuente de este tipo de fracturas es el progresivo debilitamiento y descalcificación ósea, una entidad denominada osteoporosis. Hay otras enfermedades que también pueden provocar este tipo de fracturas como son los tumores, lesiones por mieloma y el uso prolongado de corticoides. El dolor constante y la limitación severa de movimientos que acompañan a este tipo de fracturas, son los efectos adversos más importantes que sufren estos pacientes, desembocando esto en una seria reducción de la calidad de sus vidas.

Las fracturas de columna vertebral han sido tradicionalmente más difíciles de manejar que una fractura ósea de cadera, muñeca, u otro lugar. Hasta ahora, la reducción de movimientos, fuertes calmantes, muchos de los cuales causan problemáticos efectos indeseables, y como último recurso la cirugía de columna (procedimiento difícil y no siempre exitoso) eran virtualmente los únicos tratamientos disponibles.

Hoy, sin embargo, existe un nuevo y eficaz tratamiento no quirúrgico, mínimamente invasivo, denominado vertebroplastía acrílicam percutánea, que ha demostrado ser extremadamente efectivo en reducir o eliminar completamente el dolor causado por las fracturas de columna.

Existe hoy un nuevo y promisorio horizonte terapéutico para los pacientes con dolor de columna vertebral.

La vertebroplastía percutánea; miles de pacientes lo han elegido ya, y se encuentran libres de síntomas, sin cirugía, sin dolor y sin más sufrimiento.

¿Qué es la osteoporosis?

La osteoporosis es denominada la “enfermedad silenciosa”, ya que la progresiva debilidad ósea se produce sin sintomatología alguna. Los pacientes generalmente no saben que padecen de osteoporosis hasta que un simple golpe o caída provoca una fractura ósea. Estas ocurren generalmente en la cadera, muñecas o costillas, pero el sitio más habitual es en las vértebras, los huesos que forman la columna vertebral. Se calcula que en los Estados Unidos 10 millones de personas padecen de osteoporosis, y el 80% de estas personas afectadas son mujeres. Además se estima que ocurren 700.000 fracturas vertebrales anuales en este grupo de pacientes. Estas fracturas compresivas se producen cuando las vértebras afectadas se “colapsan”, usualmente en el sector medio (columna torácica) o inferior (columna lumbar) de la columna vertebral. Un colapso vertebral inicialmente provoca un intenso dolor de espalda, y cuando se colapsan más de una vértebra se producen deformidades, pérdida de postura e imposibilidad de movilización.

En algunos casos la fractura se puede estabilizar y el dolor desaparecer, pero generalmente los huesos fracturados continúan movilizándose y el dolor persiste y se incrementa.

Factores de riesgo

Los factores que incrementan la posibilidad de desarrollar osteoporosis incluyen:

  • Ser mujer
  • Edad avanzada
  • Antecedentes familiares de osteoporosis
  • Mujeres post-menopáusicas
  • Bulimia o anorexia
  • Dietas pobres en calcio
  • Uso prolongado de medicamentos como corticoides o anticonvulsivantes
  • Sedentarismo
  • Consumo de tabaco
  • Consumo excesivo de alcohol

A pesar de que no hay una cura efectiva para la osteoporosis, existen en la actualidad muchos medicamentos que pueden tratarla o prevenirla. Sin embargo, para los pacientes que ya han sufrido fracturas de columna, no existían hasta ahora tratamientos efectivos disponibles.

Hoy, un nuevo y efectivo procedimiento no quirúrgico, mínimamente invasivo, denominado vertebroplastía percutánea, ofrece un nuevo y promisorio horizonte terapéutico para los pacientes con dolor por problemas de columna vertebral.

¿Qué es la vertebroplastía percutánea?

La vertebroplastía es la inyección percutánea de un cemento acrílico especial, el polimetilmetacrilato, en el cuerpo vertebral para, de esta manera, estabilizarlo. Este cemento acrílico repara las microfracturas y elimina el dolor vertebral reforzando el hueso fracturado , estabilizándolo y previniendo futuros colapsos vertebrales.

La vertebroplastía percutánea fue desarrollada inicialmente en Francia en la década del 80, y el Instituto Médico ENERI fue el líder en la implementación de este método terapéutico en Latinoamérica.

¿Quiénes son los pacientes candidatos a realizarles una vertebroplastía percutánea?

Las personas con fracturas vertebrales compresivas recientes, y debido a ello con dolor de moderado a severo, son los candidatos ideales para una vertebroplastía percutánea.

En algunos casos, fracturas más antiguas se pueden tratar también, pero los mejores resultados se observan cuando el procedimiento es realizado al poco tiempo de producida la fractura. La mayoría de estos pacientes son mayores de 60 años y con osteoporosis, pero también pacientes jóvenes con distintos desórdenes metabólicos, corticoterapia prolongada o algunos tumores óseos se benefician en forma importante con la vertebroplastía.

¿Cómo se realiza la vertebroplastía?

El procedimiento se realiza en una sala especial de radiología. Se utiliza generalmente para su realización anestesia local y sedación. Una aguja especial por vía percutánea (a través de la piel) es introducida hasta el cuerpo vertebral afectado utilizándose para su ubicación exacta un equipo especial de fluoroscopía. Una vez ubicada la aguja se inyecta cemento acrílico especial, denominado polimetilmetacrilato, en el hueso afectado para estabilizarlo. A menudo más de una vértebra afectada puede ser tratada en un mismo procedimiento, y la duración total del procedimiento es de 1 a 2 horas dependiendo del número de vértebras a tratar.

Una vez concluido el procedimiento, el paciente permanece en reposo por algunas horas, pudiendo manejarse como procedimiento ambulatorio la mayoría de las veces. La disminución del dolor es casi inmediata, pero se observan los mejores resultados recién a partir de las 48 hs. Los pacientes generalmente pueden retomar sus actividades habituales en pocos días.

¿Cuál es el porcentaje de éxito de la vertebroplastía percutánea?

La disminución del dolor es casi inmediata, pero se observan los mejores resultados recién a partir de las 48 hs. Los pacientes generalmente pueden retomar sus actividades habituales en pocos días.

Aproximadamente de un 75 a 90% de los pacientes que fueron sometidos al procedimiento retoman el nivel de actividad previo a su problema y experimentan una importante disminución o completa desaparición del dolor.

¿Cuáles son los posibles riesgos o complicaciones?

La vertebroplastía percutánea es un procedimiento muy seguro con pocos riesgos o complicaciones. En varios estudios científicos no se reportó ninguna complicación, sin embargo, como todo procedimiento médico, la posibilidad de complicaciones dependerá del tipo de paciente a tratar, y su enfermedad de base.

¿Cuál es la evaluación previa al tratamiento?

Todo paciente debe tener un examen médico completo previo a la vertebroplastía. Si el dolor de espalda se localiza sobre una vértebra colapsada o aplastada, la posibilidad de éxito de la vertebroplastía será mucho mayor.

Se debe realizar un examen neurológico completo y rutina de laboratorio.
Se completarán los estudios con radiografías de columna y resonancia magnética o tomografía computada.

¿Cuáles son los cuidados post-procedimiento?

Los pacientes generalmente se recobran en pocas horas y pueden manejarse en forma ambulatoria la mayoría de las veces. En ocasiones algunos pacientes pueden permanecer hospitalizados si su enfermedad así lo requiriese. Las actividades normales se pueden retomar en pocos días, y en algunos casos la fisioterapia puede ser beneficiosa.