Para Pacientes Lo que usted debe saber

Hipertensión

¿Cuál es el valor normal de la presión?
Los valores inferiores a 140/90 mmHg (máxima y mínima, respectivamente) son considerados normales. Sin embargo, entre 120 y 140 de presión máxima, y 80 y 90 de mínima se denominan en la actualidad “presiones normales elevadas” o “prehipertensión”, por lo que los valores deseables o ideales se ubican en 120/80 o debajo de ellos. No obstante, la presión aumenta con la edad y valores de hasta 140 pueden considerarse normales después de los 70 años.

¿Hasta qué valor debo descender la presión elevada?
Idealmente, la presión elevada debe alcanzar valores inferiores a 140 mmHg de presión máxima y 90 de presión mínima. Para alcanzar esta meta suele ser necesario combinar la dieta hiposódica, la disminución de peso (si está indicada) y los medicamentos. Pero en general, debe encararse el tratamiento por pasos, que deben ser guiados por su médico. Quienes además padecen diabetes o insuficiencia renal deben descender aún más la presión y intentar alcanzar 130/80 mmHg.

¿Existe la hipertensión nerviosa?
Cada vez que hacemos una actividad sube la presión arterial. Y cada vez que nos ponemos nerviosos, también. Por lo tanto, en condiciones normales la presión debe subir si una circunstancia determinada así lo requiere. Es muy frecuente que pensamientos estresantes o intranquilizantes nos suban la presión, por lo que es necesario relajarse también “mentalmente”, además de físicamente cuando nos medimos la presión. Por lo tanto, la hipertensión nerviosa no existe como tal, son circunstancias que la elevan transitoriamente.

¿Hasta qué valor puede subir inesperadamente la presión?
Depende de cada uno, pero en quien tiene presión alta, mucho más. De cualquier forma, hay circunstancias de la vida diaria que aumentan la presión en forma sostenida y severa sin que signifique que uno es hipertenso. Por ejemplo, los juegos como el ajedrez que requieren solamente de actividad mental, puede elevar la presión máxima en sujetos sanos por encima de 200 mmHg y aún más en hipertensos, pero retorna a valores normales rápidamente luego del mismo.

¿Debo tomar los medicamentos para la hipertensión eternamente?
Una vez indicada, la medicación para bajar la presión debe ser administrada hasta que su médico le indique lo contrario. Quien decide qué hacer con la medicación es su médico y a quien debe consultarle cualquier duda es a él. Es muy probable que si suspende bruscamente dicha medicación la presión vuelva a subir, a veces, en forma de picos elevados y peligrosos. Pero en algunos casos, puede que se pueda disminuir o aún suspender la medicación, en particular cuando se logra un descenso de peso acentuado.

¿Si la presión se normaliza, qué debo hacer con la medicación?
Las indicaciones de su médico fueron realizadas para que usted normalice la presión arterial. Es de suponer que la medicación tenga éxito en ese sentido. Si es así, indica que el tratamiento está haciendo el efecto deseado y no se debe suspender. En algunas circunstancias, en que se suman el efecto de la dieta, el ejercicio y algún medicamento hipotensor, puede suceder que el descenso sea percibido como una molestia, lo que deberá ser conversado con su médico para que resuelva qué debe hacerse al respecto.

¿Cuándo debo tomar más de un medicamento para la presión alta?
En la mayoría de los casos es necesario tomar más de un medicamento para bajar la presión elevada; en muchos casos, son necesarios hasta tres y cuatro medicamentos para obtener el efecto deseado. Por lo tanto, en general suelen combinarse varios fármacos hipotensores para descender la presión a los valores fijados como meta terapéutica. Y cuando la presión se encuentre en dichos valores no debe modificar la medicación, salvo que su médico se lo indique.

¿Hay algún medicamento mejor que otro para bajar la presión?
Hay medicamentos que son más efectivos para disminuir la presión elevada que otros. Pero el efecto buscado es proteger a sus arterias y los órganos que pueden ser afectados por la hipertensión, y no todos los medicamentos logran este resultado. No obstante, el que sabe cuál es el más indicado para usted es su médico.

¿Dónde y cuándo debo controlarme la presión?
La presión arterial debe controlarse por personal idóneo en lugares confiables. Muchas veces vemos que entidades oficiales ofrecen el control de la presión en lugares inadecuados (por ejemplo, en un Subte de Buenos Aires), pero debe desconfiarse de sus resultados, ya que es necesario un reposo obligado de varios minutos para obtener el valor basal o de reposo. La frecuencia de dicho control la regula su médico y salvo excepciones suele bastar una vez por semana. En otras ocasiones solamente el profesional que controla la evolución de la enfermedad debe ser quien efectúa la medición.